Acompañados se construye comunidad

Creado: 29 octubre 2020

La comunidad del Corredor de Integración Vecinal en Bosa (Bogotá), es testimonio de la apuesta de un trabajo colectivo para el desarrollo integral del territorio, que acompaña Fundación Grupo Social.

Son cerca de 23 mil personas que trabajan, estudian, desarrollan labores del hogar o están en el rebusque para cumplir sus sueños.

Cuando se camina por las calles de los barrios Laureles III sector, Getsemaní, San Pedro y el conjunto residencial Parques de Villa Javier en el sur de Bogotá, se observa a muchos habitantes que, sumergidos en sus pensamientos, van en la búsqueda de su día a día. Son cerca de 23 mil personas que trabajan, estudian, desarrollan labores del hogar o están en el rebusque para cumplir sus sueños. Todos ellos transitan por las vías entrelazando su cotidianidad con otros. 

Parques de Villa Javier fue una apuesta urbanística de Apiros y DECO Construcciones (una empresa de Fundación Grupo Social) en la localidad de Bosa, donde predominan los estratos 2 y 3. Esta serie de conjuntos residenciales y amplios espacios públicos en la zona, responde a la intención de generar un entorno adecuado para que se formen y crezcan comunidades y familias con fuertes lazos de unión.

Para algunos residentes de los barrios Getsemaní, Laureles III sector y San Pedro, observar cómo su contexto cambiaba urbanísticamente no fue fácil; la llegada de los nuevos habitantes a una zona densamente poblada, para unos podría generar algunos conflictos, mientras que otros pensaban que, por el contrario, la construcción de ese proyecto de vivienda les ofrecería nuevos espacios, vías y acceso a otros servicios que mejorarían su calidad de vida.

Durante muchos días, semanas y meses, los profesionales del programa Bogotá de la Fundación Grupo Social, recorrieron los tres barrios, dialogaron con los residentes sobre la realidad de la zona, indagaron sobre sus sentires, compartieron en algunos momentos sus temores y observaron su dinámica. Todas estas acciones permitieron que se conectaran aún más con sus habitantes y con este territorio que se denomina Corredor de Integración Vecinal. 

En esas conversaciones surgen personajes como Lisandro, Giovanny, José Luis, Pedro, Miguel, Rosalba, Claudia, Vanessa, Laura, Rosa y Julieth, entre otros, quienes deciden acompañar la propuesta de desarrollar una experiencia innovadora de construcción de comunidad a partir de un proyecto urbanístico dinamizador del desarrollo y cuyo objetivo es fortalecer la cohesión social para que sus habitantes se reconozcan, se relacionen y actúen colectivamente en torno a temas de interés común.

 

Caminar acompañado

“Nosotros le apostamos a esta idea, porque creemos que, si trabajamos juntos, podemos sacar adelante proyectos que beneficien a los barrios y conjuntos del Corredor de Integración Vecinal”, dice José Luis Sanabria, en una de las primeras reuniones virtuales desarrolladas en medio de la pandemia para avanzar en la implementación de la Red Lazos Activos.

Y es que, acoplarse a la nueva realidad producto de la pandemia, utilizar herramientas digitales que antes no eran tan cercanas a la cotidianidad de muchos, aprender a conversar con cámaras encendidas o manejar micrófonos o adecuarse al ambiente familiar, no son tareas fáciles. Pese a esto, surgen la esperanza, la fe, el optimismo y el deseo de trabajar con otros para beneficio de la comunidad.

Puede ser que esta pandemia haya causado estragos económicos, familiares, sociales, psicológicos en todo el territorio, pero la tenacidad de los colombianos siempre reluce. Puede que existan muchas necesidades en los hogares de las familias que residen en el Corredor de Integración Vecinal, pero siempre hay una sonrisa, una frase positiva, un querer hacer todos los días. Puede que se haya perdido la posibilidad temporal de encontrarnos como antes, pero siempre habrá una palabra de aliento y un abrazo virtual para seguir adelante con los proyectos y sueños colectivos.

 

Volvernos a encontrar

Y llegó el día, después de infinitas llamadas, de innumerables mensajes a través de WhatsApp o correo electrónico y de cuatro reuniones virtuales, se decidió entre gestores y equipo de Fundación Grupo Social, realizar la quinta sesión de la Red Lazos Activos de forma presencial y virtual. Los líderes emocionados fueron los que más insistieron en hacerlo así: “Estamos cansados de sesiones virtuales, no es lo mismo, ya es hora de vernos”, según Miguel Rodríguez.

Muchos quedaron suspendidos al querer abrazar y reaccionar porque no se podía. En ese instante además de las voces alegres que eran opacadas por el tapabocas, los ojos, los manifestaban la alegría de volvernos a encontrar, esa sensación, quedará en la memoria de quienes estuvieron ahí.

En los carteles adecuados para este taller de planeación, se escribieron los sueños, las intenciones y las ideas de este grupo de líderes residentes en el Corredor de Integración Vecinal, que le apuestan junto a Fundación Grupo Social, a la construcción de una comunidad donde las personas se reconozcan, se relacionen y actúen colectivamente en beneficio de este territorio. 

Hoy más que nunca, los habitantes del sector creen que construir comunidad es relevante y, sobretodo, hacerlo basados en acciones de solidaridad y pensando en el bien común para el desarrollo de los sectores más necesitados. 

 

Otros testimonios del trabajo con comunidades

Un sendero de progreso

Un espacio ecológico que, gracias al compromiso y trabajo solidario de la comunidad del corregimiento de Cabrera, es hoy testimonio de desarrollo colectivo para el ...

Mirando al futuro en medio de un recorrido ancestral

Habitantes de dos veredas del municipio de Buriticá (Antioquia), recorrieron un sendero que ha sido construido por sus pobladores para fortalecer su integración y contribuir ...

El circo y los malabares como herramienta de transformación social

‘Circorotos’ es una organización social que integra el proyecto Transformando Ando, parte del Plan Estratégico Territorial de la Comuna Uno en Soacha. Se enfoca en ...

La maestra jardinera

La historia de una docente, cuya vocación por la educación de los jóvenes en el municipio de Buriticá se ha convertido en su felicidad.

Un mercado con historia, presente y futuro para Buriticá

Buriticá