El circo y los malabares como herramienta de transformación social

Creado: 29 octubre 2020

‘Circorotos’ es una organización social que integra el proyecto Transformando Ando, parte del Plan Estratégico Territorial de la Comuna Uno en Soacha. Se enfoca en la promoción de valores como la disciplina, el respeto, la igualdad y la unión familiar en este territorio.

La organización ‘Circorotos: una tienda de malabares’ surgió por el sueño de un joven que decidió correr el riesgo de seguir su pasión.

La organización ‘Circorotos: una tienda de malabares’ surgió por el sueño de un joven que decidió correr el riesgo de seguir su pasión, tal era su impulso que terminó involucrando a toda su familia y hoy es un emprendimiento que le apuesta a la transformación social a través del arte. Está conformado Milena Castro, Romel Cetina Mendoza y sus hijos Mateo, Juan y Joel.

Milena decidió respaldar los deseos de su hijo Mateo y acá relata cómo fue el proceso por el cual el proyecto de vida del joven, es hoy un sueño compartido por toda su familia.

¨Cuando Mateo salió del colegio tenía la idea de estudiar, pero estaba muy indeciso, se inclinó primero por ingeniería civil, pero yo lo veía muy aburrido, le preguntaba siempre qué le pasaba y su respuesta era que a él no le gustaba y no se adaptaba. Decidió retirarse y en ese tiempo mientras miraba otras alternativas empezó a patinar y a montar tabla. En una de sus prácticas Mateo tuvo un accidente, se fracturó la muñeca y tuvieron que practicarle tres cirugías. En su proceso de recuperación sus amigos le enseñaron a hacer malabares pues esa actividad le servía para su muñeca, empezó a entrenar y luego de un tiempo lo veía más dedicado al tema de los malabares que a sus clases. Al principio yo fui la que me opuse porque no lo veía enfocado y un día me dice: ¨mamá yo me quiero ir a estudiar circo a Argentina¨.

Pensando en lo mejor para Mateo, Milena seguía con la idea de que pudiera continuar su carrera, que pudiera ser profesional y que su práctica de malabares la implementara como pasatiempo, sin embargo, la decisión que tomó su hijo daría un rumbo diferente a su proyecto de vida.

Un proyecto de sueños compartidos

¨El día que teníamos que pagar el siguiente semestre mi madre me dijo: ‘Bueno Mateo, yo siempre lo veo a usted practicando con sus amigos, si en realidad ese es su sueño ¿qué está haciendo para alcanzarlo y cumplirlo? Con más determinación le respondí: ¨mamá, me voy a Argentina a estudiar circo¨.

A las dos semanas Mateo emprendió un viaje por Latinoamérica, para Milena y su familia fue una decisión muy fuerte, sin embargo, todos decidieron apoyarlo. ¨La idea de Mateo era llegar a Argentina, pero llegar era complicado y como familia no podíamos garantizar que tuviera universidad, estadía y comida. Él me decía que se ayudaba con pequeños trabajos, sin embargo, no alcanzó a llegar a Argentina y cuando iba a ingresar a Chile decidió devolverse. Me llamó y me dijo ‘ya no quiero llegar allá’. Se devolvió, pero llegó completamente diferente, era un hombre distinto que había vivido una serie de experiencias. Después de su travesía ingresó a estudiar mercadeo y publicidad y armó su negocio en el marco de una de sus clases. Lo vimos tan motivado que nos contagió, empezamos a hacer parte del sueño de él y así nació Circorotos, un sueño que hoy en día es un sueño compartido de un núcleo familiar”. 

De esta forma, el sueño de Mateo se convirtió en la historia de una familia que lleva el arte circense a la comunidad y que lo vive desde un enfoque atractivo e innovador. 

¨En la Comuna Uno de Soacha viven muchos niños en condiciones difíciles, la situación económica de los padres es complicada, muchos salen a trabajar y los niños no los ven prácticamente en todo el día. Iniciamos procesos en el parque La Isla, dándole color a un espacio antes vacío y al sitio se sumaban muchos de estos niños y vecinos. Vimos ahí la necesidad de llevar entretenimiento distinto a estas personas, sentíamos que lo que les hacía falta era que los escucharan, los incluyeran y decidimos aportar con ese granito de arena para alegrar su vida¨.

‘Circorotos’ hace parte del proyecto Transformando Ando del Plan Estratégico Territorial, ha integrado el proceso de fortalecimiento de organizaciones y está sumado a las obras de intervención que desarrolla Fundación Grupo Social en Soacha, en el marco de la reactivación económica.

“El estar con otras personas, con otras organizaciones, ha sido un proceso gratificante para nosotros. Este año, a pesar de la pandemia, hemos podido llevar amor a muchos niños y a las familias que se divierten desde sus casas viéndonos. A pesar de que ha sido un año difícil, hemos podido dar empleo a tres personas, una de ellas nos está ayudando a crear nuestros propios juguetes de malabares y dos chicos más, a hacer domicilios. Hemos crecido como emprendimiento, como familia y dejamos un impacto positivo en la comunidad, donde demostramos el papel de la cultura en la formación del ser y también como influencia en la identidad de un territorio. Esto es lo que llevamos hoy con la organización a todos los rincones de la Comuna Uno”.

 

Otros testimonios del trabajo con comunidades

Una aldea de un pueblo que no es cualquiera, es una aldea de Barbosa

Barbosa

Un mercado con historia, presente y futuro para Buriticá

Buriticá

Si yo me cuido y tú te cuidas, todos nos cuidamos

El “Festival de la buena vecindad” recorre las calles de la localidad de Bosa (Bogotá), para llevar un mensaje de responsabilidad y prevención colectiva.

Mirando al futuro en medio de un recorrido ancestral

Habitantes de dos veredas del municipio de Buriticá (Antioquia), recorrieron un sendero que ha sido construido por sus pobladores para fortalecer su integración y contribuir ...

Acompañados se construye comunidad

La comunidad del Corredor de Integración Vecinal en Bosa (Bogotá), es testimonio de la apuesta de un trabajo colectivo para el desarrollo integral del territorio, ...