Un Banco Amigo que abre puertas al progreso y las oportunidades

Creado: 17 diciembre 2021

El testimonio de Rubiela Escobar refleja la historia de los microempresarios con anhelos de crecer y de contar con un aliado que confíe en sus proyectos e impulse su desarrollo.

“El Banco Caja Social ha sido mi aliado en los últimos años. Junto a él construí un negocio que brinda empleo, y por medio del cual superé adversidades, eduqué a mis hijos y saqué adelante a mi familia”: Rubiela Escobar.

Los microempresarios mueven la economía de Colombia. Al brindar empleo en todo el territorio nacional, se han convertido en los responsables de impulsarla aportando el 50% del Producto Interno Bruto y generando el 78% del empleo formal (cifras del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, 2021).

Un ejemplo es la historia de Panadería y Pastelería, una microempresa con seis años de trayectoria fundada por Rubiela Escobar, emprendedora y madre colombiana que tuvo la idea de iniciar su negocio con sus propias manos, generando bienestar para siete familias, incluida la propia.

Como muchas ideas, Panadería y Pastelería empezó con esfuerzo, en un local pequeño del barrio La Ladera en Popayán. No contaban con la maquinaria necesaria, solo con la ayuda del hijo mayor, quien trabajaba en las tardes para apoyar el sueño de su madre. A pesar de las dificultades, Rubiela siempre confió en sus habilidades culinarias y no perdió la visión de crecer un día a la vez.

Así fue como decidió buscar un Banco Amigo, comprometido con ayudar a los microempresarios en su proceso de crecimiento mientras incursionan en el mundo financiero. De la mano del Banco Caja Social, una de las empresas de Fundación Grupo Social, Rubiela empezó a hacer realidad su sueño a través de un crédito que le permitió adquirir amasadora, batidora, freidora y una mesa más grande para ampliar su negocio.

De esta manera, esta familia colombiana pudo ver como una idea nacida del deseo de emprender y superarse, se convertía año a año en su sustento y en el de sus empleados.

Sin embargo, cuando todo marchaba bien, Rubiela y sus empleados se vieron obligados a cerrar los locales afectados por la pandemia. Aislados y sin posibilidad de abrir, esperaron pacientemente hasta el momento de la reactivación, contando con el respaldo del Banco Amigo que los acompañó a través de un alivio financiero para aplazar las cuotas de sus créditos, logrando superar está difícil situación.

El Banco Caja Social ha sido mi aliado en los últimos años. Junto a él construí un negocio que brinda empleo y por medio del cual superé adversidades, eduqué a mis hijos y saqué adelante a mi familia”, señala.

El testimonio de Rubiela es una historia de superación, valentía y esfuerzo por lograr un sueño, que contó con el compromiso del Banco Caja Social, que, como empresa de Fundación Grupo Social, trabaja únicamente para abrirle puertas a los colombianos, especialmente aquellos que no han tenido suficientes oportunidades.

Otros testimonios de nuestras empresas

Creado: 13 mayo 2019

Todo es posible con esfuerzo y el apoyo de un amigo verdadero

Banco Caja Social

Creado: 13 mayo 2019

Un amigo es ese ingrediente que hace la vida maravillosa

Banco Caja Social

Creado: 13 mayo 2019

Generando oportunidades de progreso

Banco Caja Social

Creado: 15 noviembre 2019

Un logro dedicado a los colombianos

El Banco Caja Social, una de las empresas de la Fundación Grupo Social, sigue trabajando por el país, con los más altos estándares de calidad, ...

Creado: 18 septiembre 2020

Un café por los verdaderos amigos

Este es ‘El Barista’, una tienda de café especializada que beneficia con empleo a 20 familias en Pereira y que en los momentos más difíciles ...